AMOR A LA TERRA

128

Contribuir a limitar el calentamiento global y cuidar el planeta, es tarea de todos

Para conservar un clima habitable, es necesario reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a unas emisiones netas de valor cero para 2050. Es necesario que los gobiernos y las empresas adopten medidas audaces, rápidas y de gran alcance. Pero la transición a un mundo con bajas emisiones de carbono también requiere la participación de los ciudadanos, especialmente en las economías avanzadas.

Las Naciones Unidas está realizando una campaña para la acción individual por el cambio climático y la sostenibilidad. Y cada uno de nosotros puede contribuir a limitar el calentamiento global y cuidar el planeta. Si tomamos decisiones que tengan efectos menos perjudiciales para el medio ambiente, podemos ser parte de la solución e influir en el cambio.

Ahorra Agua

El agua es un recurso muy valioso: menos del 3 % del agua de todo el mundo es dulce (potable), y gran parte se encuentra en forma de hielo en la Antártida, el Ártico y los glaciares. Si usamos el agua de forma inteligente, podemos asegurar que continuaremos teniendo agua limpia para beber, lavarnos y estar sanos. Por eso, no debes dejar el grifo abierto al lavar las frutas, las verduras o los platos. Evita usar plásticos, pues a menudo terminan en los ríos y océanos, con lo que contaminan el agua y acaban con la vida de las aves y la fauna y flora marinas.

Compra con una bolsa reutilizable

Cada año se utilizan hasta 5 billones de bolsas de plástico desechables (esta cifra contiene 12 ceros). Además de contaminar los océanos y el medio ambiente, obstruyen el alcantarillado, acaban con la vida salvaje y causan daños irreparables en la naturaleza. El simple hecho de llevar tu propia bolsa reutilizable puede ayudar a reducir considerablemente la cantidad de residuos plásticos del mundo.

Compra Productos Locales y de Temporada

El transporte de alimentos alrededor del mundo implica un gran consumo de energía. Muchas frutas provienen de lugares muy lejanos, mientras que los agricultores locales tienen dificultades para generar el dinero suficiente para seguir produciendo. La compra de productos locales y de temporada es beneficiosa para tu economía local y reduce las emisiones de carbono que se generan para que esos alimentos lleguen a tu mesa. Además, los productos locales y de temporada saben mejor. Pruébalos. No evites comprar frutas y verduras con un aspecto imperfecto. Si lo haces, es posible que se acaben tirando.