Diez heridos por disparos en Nueva York

197
La policía investiga la escena en donde ha ocurrido un tiroteo en Nueva York. EFE

EFE

Nueva York

Diez neoyorquinos resultaron heridos en tiroteos ocurridos en la ciudad el martes, lo que siguió a un fin de semana en que se registraron nueve balaceras con doce víctimas en un solo día.

De acuerdo con la policía, cuatro hombres, entre los 24 y 28 años, resultaron heridos en Harlem cerca de la medianoche del martes cuando dos hombres comenzaron a disparar en la calle 116, en el oeste de la ciudad.

Todos recibieron impactos de bala en sus piernas y uno de ellos tuvo que ser sometido a una cirugía, señalan medios locales.

-Aviso-

Los dos hombres que dispararon escaparon a pie y se les está buscando.

Otro tiroteo se había registrado horas antes, también en Harlem, con otros dos heridos.

Mientras que, en Queens, dos adolescentes y dos adultos también fueron víctimas de balas perdidas cuando dos grupos opuestos se enfrentaron a tiros en un parque infantil.

De acuerdo con la policía, una menor de 15 años y los dos adultos resultaron heridos en una pierna y un niño de 16 en la espalda. Todos fueron internados en un hospital.

La policía ha pedido la cooperación del público para dar con el paradero de los responsables de los tiroteos, que el alcalde demócrata Eric Adams ha tratado de combatir desde diversos frentes desde que asumió las riendas de la ciudad el pasado enero.

Estas balaceras están precedidas por el domingo, cuando se registraron nueve incidentes con 12 heridos, entre ellos un anciano de 75 años que fue alcanzado por una bala perdida mientras caminaba por una calle del Bronx.

El anciano resultó herido en el muslo izquierdo cuando dos hombres que viajaban en una motora dispararon varias veces contra un grupo de personas.

Todos los heridos están en condición estable.

La ciudad de Nueva York ha contado durante décadas con una ley que prohibía el porte de armas -ahora derogada por el Tribunal Supremo nacional-, pero ello no ha impedido que circule ilegalmente una gran cantidad de armas pequeñas que entran en el estado sin dificultad en automóviles particulares o incluso en autobuses.