‘Generaciones enteras de padres perdidos’ mientras COVID-19 mata a jóvenes latinos en Nueva Jersey

142
2 de marzo de 2021: Zenaida Morales sostiene una imagen enmarcada de sí misma con su difunto esposo Reinaldo Rojano en su casa de Elizabeth. Reinaldo Rojano murió de COVID-19 a los 44 años. Credito foto: Stefan Jeremiah /Gothamist

Por Karen Yi, WNYC News / CORONAVIRUS EN NJ

Después de tener una tos leve durante tres días en la primavera pasada, Miguel Mestiza Valderrabano llamó a su compañera Ana María Lorenzo para decirle que, cuando ella llegara a casa del trabajo, él planeaba ir al hospital. Él nunca lo lograría, y la imagen mental de su cuerpo sin vida de 32 años en el piso de su sala todavía la persigue.

“No podía creer que eso hubiera sucedido en minutos”, dijo Lorenzo. Ella acababa de llegar a casa de su trabajo de limpieza, su primera asignación en semanas después de que perdió el trabajo durante el cierre, y un vecino le advirtió que Valderrabano dijo que estaba luchando por respirar.

Los paramédicos llegaron de inmediato, pero no pudieron hacer nada. Murió de COVID-19 el 16 de abril, dentro de la casa multifamiliar que compartía con Lorenzo y sus tres hijos en Orange, condado de Essex. “A veces, me pregunto si estaba esperando a que volviera para estar con mis hijos. Si no quería morir solo con mis hijos”, dijo Lorenzo.

Valderrabano fue uno de los 361 jóvenes latinos muertos por COVID-19 desde la primera muerte pandémica en el estado hace un año. Estos hombres representan casi la mitad (43%) de las muertes confirmadas por coronavirus entre adultos menores de 50 años, a pesar de que los hombres latinos representan solo el 12% de esta población de adultos jóvenes.

A nivel nacional, los latinos en total representan el 44% de las muertes por COVID-19 entre los adultos jóvenes, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Pero tenga en cuenta que esta última cifra engloba tanto a hombres como a mujeres. La pandemia de Nueva Jersey está golpeando a jóvenes latinos en grandes cantidades.

Mirando más a fondo, COVID-19 mató a hombres jóvenes hispanos en Nueva Jersey a 4 1/2 veces la tasa de mujeres hispanas, el doble de la tasa de hombres jóvenes negros y siete veces la tasa de los hombres jóvenes blancos, según un análisis de WNYC/Gothamist de muertes confirmadas.

“Estamos perdiendo generaciones enteras de padres”, dijo Stephanie Silvera, epidemióloga de la Universidad Estatal de Montclair. “Y no hay forma de entender el impacto económico y emocionalmente traumático que eso tendrá en sus familias, sus hijos y las generaciones venideras”.

Los hombres generalmente tienden a sufrir los casos más graves de COVID-19, y las investigaciones sugieren que una gran parte de eso podría atribuirse a determinantes sociales como la ocupación y la probabilidad de exposición al virus.

Los latinos están sobrerrepresentados en el trabajo esencial y son los menos propensos a tener seguro médico, dicen los expertos. El Dr. Frank Dos Santos, director médico del Centro Médico Clara Maass, dijo que los hombres latinos también tienden a ser más propensos a sufrir diabetes, enfermedades cardíacas, presión arterial alta, obesidad, las llamadas comorbilidades que se sabe que aumentan la probabilidad de morir de COVID-19.

“Muchas de estas cosas o no presentan síntomas o tienen muy pocos síntomas que permiten a nuestros hombres latinos seguir trabajando duro y no tener seguro o tener seguro insuficiente y no reconocer que tienen estas condiciones de salud”, dijo. La pandemia “demostró la disparidad en la socioeconomía de nuestros latinos y lo duro que están trabajando y … que las personas más vulnerables eran susceptibles a esta infección por COVID”.

“No pude despedirme de él”

Todas las mañanas, que Elizabeth Rojano-Morales recuerda, su padre entraba a su habitación en su cumpleaños con su helado favorito: chocolate-vainilla.

“En mi último cumpleaños, me dio un cono”, dijo Elizabeth, de 19 años. Pero este mayo, cuando cumpla 20 años, su padre no estará allí para traerle helado o hacerle cosquillas para despertarla o burlarse de su amor por el K-pop. Reinaldo Rojano murió de COVID-19 el 14 de diciembre. Tenía 44 años.

“Nunca imaginé que lo perdería. Si lo hubiera sabido, habría compartido más de mi vida con él”, dijo Elizabeth.

Rojano lavó autos en Super Car Wash y Quick Lube en la ruta 1-9, justo al lado de su casa en Elizabeth, donde su familia cree que contrajo el virus. Otros cuatro empleados del lavado de autos, incluido el hijo de Rojano, también dieron positivo, dijo Francisco Morales, de 43 años, que trabaja allí. Un miembro del personal fue hospitalizado.

Si bien las condiciones de salud preexistentes se han citado con frecuencia durante la pandemia, se ha prestado menos atención a cómo el lugar de trabajo y las condiciones de vida contribuyen a las disparidades en los resultados de COVID-19. En este lavado de autos en la esquina de la cuarta ciudad más grande del estado, se pueden ver estos factores de riesgo en la vida real. Los trabajadores limpian el interior de los espacios reducidos del automóvil mientras los pasajeros bajan y ven cómo una enorme cinta transportadora arrastra sus automóviles a través de los productos químicos jabonosos y los ciclos de fregado. Rojano por lo general ayudaba a conducir los vehículos a la correa automática, aspiraba los pisos y manejaba los pagos.

Reinaldo Rojano y Zenaida Morales con tres de sus hijos y dos sobrinos en Elizabeth. Foto crédito: Karen Yi

Reinaldo Rojano y Zenaida Morales con tres de sus hijos y dos sobrinos en Elizabeth. Foto crédito: Karen Yi (pie de foto)

“Sabíamos desde el principio de la pandemia que eran los jóvenes latinos en edad laboral los que no podían refugiarse en un lugar o trabajar de forma remota”, dijo Estévez. Dijo que la pandemia agravó las disparidades laborales y de salud existentes en la comunidad latina.

“Simplemente tiene un efecto de bola de nieve”, dijo. “Cuando surge algo parecido a una pandemia, tiene un impacto devastador”.

En la casa de Rojano, adyacente al lavado de autos, el virus se extendió por el primer piso de su casa multifamiliar, envió a su esposa al hospital y enfermó a sus tres hijos. Su hija adolescente, Elizabeth, fue la única que no dio positivo.

“Tenía miedo de pensar que iba a perder a mis dos padres”, dijo. “A veces, simplemente me quedaba despierta y no dormía en absoluto”.

Su madre, Zenaida Morales, estuvo conectada a un respirador y en coma inducido médicamente durante nueve días. Aún se está recuperando, pero dice que lo que más le duele es no haber podido ver a su marido por última vez. Estaba demasiado débil para ir a su funeral. “No pude despedirme de él”, dijo Morales.

Rojano había sido lavador de autos por más de 25 años, comenzando cuando llegó de México, trabajando con sus manos en condiciones de frío y calor extremos. Elizabeth dijo que su padre a veces se quejaba de que le dolía el cuerpo.

Un pequeño estudio realizado por grupos laborales en la ciudad de Nueva York y CUNY encontró que un tercio de los trabajadores de lavado de autos encuestados en Nueva York reportaron dificultad para respirar y un tercio sufría de tos persistente. Más de la mitad de los encuestados dijeron que su trabajo como lavadores de autos contribuía a su dificultad para respirar.

“Las personas han descartado durante mucho tiempo las disparidades en la salud como resultado de un mal comportamiento. Lo que COVID realmente está destacando, de una manera que no se puede ignorar, es que muchas de estas disparidades son desigualdades sistémicas y desigualdades raciales”, dijo Silvera, la epidemióloga. “Estamos hablando de acceso a alimentos saludables, acceso a actividad física y espacios seguros. Estamos hablando del impacto del estrés a lo largo de la vida, incluso hasta los 20 años de edad, y cómo eso afecta al sistema cardiovascular y pone a ciertas comunidades en mayor riesgo, no solo por COVID, sino por una plétora de otros resultados de salud”.

Cuando Rojano comenzó a tener problemas para respirar a fines de octubre, Morales lo instó a ir al hospital, pero él le dijo que estaba asustado y preocupado por cuánto costaría, especialmente porque no tenía seguro médico. A Rojano le habían diagnosticado diabetes hace cuatro años, pero no podía permitirse el lujo de tomar su medicamento una vez que vencía su receta, dijo.

El médico ejecutivo en jefe de Hackensack Meridian Health, el Dr. Dan Varga, dijo que el acceso deficiente a la atención entre las comunidades de color a menudo conduce a resultados de salud deficientes. Y COVID-19 no es diferente.

“La mayor parte de la población que viene al hospital muy enferma son hispanos, afroamericanos. Los blancos también vienen, pero no vienen en la cantidad que los otros porque probablemente buscaron atención antes”, dijo.

La Dra. Meg Fisher, asesora especial del comisionado de salud de Nueva Jersey, dijo que incluso cuando los latinos llegan al hospital, puede haber un sesgo implícito en su atención.

“También sabemos que estas poblaciones se ven afectadas de manera desproporcionada por el racismo sistémico que sabemos que está presente en la atención médica”, dijo. “Es difícil distinguir el hecho de que alguien tiene otras cuatro o cinco cosas mal con él del que la gente no está prestando tanta atención a algunos de sus síntomas”.

2 de marzo de 2021: Zenaida Morales (centro) y dos de sus hijos, Elizabeth Rojano-Morales, de 19 años, y Gustavo Rojano, de 14, en su sala de estar en Elizabeth, con su pájaro Muñeco y su gato Ginger. Reinaldo Rojano, su padre, murió de COVID-19 a los 44 años. Trabajaba en un lavadero de autos al lado, donde varios empleados contrajeron el coronavirus. Foto crédito: Stefan Jeremiah para Gothamist

2 de marzo de 2021: Zenaida Morales (centro) y dos de sus hijos, Elizabeth Rojano-Morales, de 19 años, y Gustavo Rojano, de 14, en su sala de estar en Elizabeth, con su pájaro Muñeco y su gato Ginger. Reinaldo Rojano, su padre, murió de COVID-19 a los 44 años. Trabajaba en un lavadero de autos al lado, donde varios empleados contrajeron el coronavirus. Foto crédito: Stefan Jeremiah para Gothamist (pie de foto)

Dijo que es importante comprender que las disparidades en la salud comienzan durante la niñez. Los eventos traumáticos, como presenciar o ser víctima de violencia, pueden afectar la salud de los niños con el tiempo.

“Todo se alimenta de sí mismo, por lo que, lamentablemente, no tienes los resultados que nos gustaría que tuvieras”, dijo el Dr. Fisher.

Una tarde nevada de febrero, Elizabeth caminó por el lavadero de autos, recordando los días en que ella y sus hermanos cruzaron en bicicleta el estacionamiento, para pedirle a su padre que les llevara un poco de helado de la tienda.

Lo que alguna vez fue su patio de recreo es ahora un recordatorio de lo que su familia ha perdido. En estos días, su hermano mayor trabaja dentro del lavadero de autos, haciendo cambios de aceite para los automovilistas apresurados.

Karen Yi reporta sobre Nueva Jersey para WNYC News, socio de contenido de NJ Spotlight News.

(RECUADRO 1)

Indocumentados y Sin Seguro

Lorenzo, de 30 años, dijo que no está segura de cómo se coló el virus en su casa. Su compañero, Valderrabano, era pintor de temporada y no había trabajado en todo el invierno. Ella también había perdido su trabajo en marzo pasado cuando el estado cerró, y sus hijos, de 5, 8 y 9 años, estaban en la escuela desde la casa.

Mirando hacia atrás, piensa que él esperó para buscar ayuda médica porque estaba preocupado por el costo.

“No vamos al consultorio del médico. No tenemos exámenes de rutina”, dijo Lorenzo. Como inmigrantes indocumentados de México, ninguno de ellos tenía seguro médico. Lorenzo dijo que muchas familias como la suya están acostumbradas a buscar tratamientos en el hogar porque no pueden pagar la atención profesional.

  • “Los inmigrantes indocumentados están excluidos de casi todos los tipos de seguro médico y seguro médico público”, excepto Medicaid y Charity Care de emergencia, dijo Sara Cullinane, directora ejecutiva de Make the Road New Jersey, un grupo de defensa de inmigrantes con sede en Elizabeth.
  • Al igual que Medicaid, Charity Care reduce o cancela las facturas del hospital para los pacientes de bajos ingresos que no pueden pagarlas. Los pacientes, sin embargo, aún deben presentar una solicitud y son examinados en el hospital.
  • Un informe del centro de estudios liberal New Jersey Policy Perspective dijo que los residentes latinos tenían tres veces más probabilidades que los residentes blancos de informar que no tenían seguro médico cuando se les encuestó en medio de la pandemia. Eso se debe a que un gran porcentaje de la población hispana es indocumentada, dijeron los autores del informe.
  • Si bien la Ley del Cuidado de Salud Asequible 2010 (ACA por sus siglas en inglés) ayudó a reducir las disparidades en los seguros, los datos estatales más recientes para personas menores de 65 años muestran que las comunidades hispanas aún están rezagadas. Solo el 82% de los hispanos están asegurados en comparación con el 95% de los residentes blancos y el 91% de los residentes negros.
  • Y los expertos dicen que la falta de seguro representa solo una parte del problema. La salud general de la comunidad latina también debe ser tener acceso a alimentos saludables, condiciones de trabajo más seguras y crear una cultura de autocuidado.
  • “El tema del acceso es un gran problema porque si no tienen seguro, entonces no van a tomar dinero de la comida en la mesa para gastarlo en ellos mismos”, dijo el Dr. Dos Santos, quien creció en Elizabeth. “Es casi una expectativa entre los hombres latinos que te conviertas en un mártir para tu familia … no te cuidas. Tú cuidas de tu familia primero”.
  • Christian Estévez, presidente de Latino Action Network, un grupo de derechos civiles en todo el estado, estuvo de acuerdo. Las barreras de acceso crean una cultura de “No lo necesito de todos modos”.
  • “Entonces la gente culpará a la víctima y dirá, bueno, ‘es tu culpa porque no te cuidas’”, dijo Estévez. “Es como, bueno, me condicionaste a esto como comunidad”.

(recuadro 2)

EL IMPACTO EN LOS LATINOS

  • Los funcionarios de salud del estado de Nueva Jersey dijeron que los hispanos tienen más probabilidades de sufrir afecciones médicas subyacentes que los ponen en riesgo de desarrollar un caso más grave de COVID-19. Un tercio de los hispanos son considerados obesos en el estado y tienen el doble de probabilidades que los blancos de tener asma. También son más propensos a desarrollar diabetes (15%) en comparación con sus homólogos blancos (7%), pero a la par con los asiáticos (15%) y los residentes negros (14%).
  • El Dr. Fisher agregó que las disparidades de COVID-19 en los jóvenes latinos también se extienden a los niños diagnosticados con síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C), una condición poco común relacionada con la enfermedad infecciosa. Dijo que el 42% de los casos de MIS-C se dan entre niños hispanos en Nueva Jersey, y los CDC han registrado este patrón a nivel nacional.
  • Un año después de la pandemia, la comunidad latina sigue superando a todos los demás grupos raciales y étnicos en términos de infecciones, hospitalizaciones y tasas de mortalidad por COVID-19, per cápita incluso cuando se ajusta por edad, según muestran los datos estatales.

17 de Marzo 2021

Esta traducción fue proporcionada por New Jersey Hispano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo de la Fundación Geraldine R. Dodge. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ Spotlight News.