Gimnasios en NYC abrirán en siete días

404
El gobernador de Nueva York, andrew Cuomo anunció la reapertura de los gimnasios del estado, en el cual será obligatorio el uso de la mascarilla para evitar el contagio del coronavirus.

El gobernador Andrew Cuomo anunció que pueden reabrir el 24 de agosto, pero solo al 33% de su capacidad

Los gimnasios en NYC podrán reabrir luego de varios meses de cierre obligatorio debido a la pandemia de coronavirus. Abrirán sus puertas el próximo 24 de agosto con requisitos estrictos, según anunció el lunes el gobernador Andrew Cuomo.

“Los gimnasios y centros de acondicionamiento físico en todo el estado de Nueva York pueden reabrir a partir de la próxima semana al 33 por ciento de su capacidad y los que están adentro deben usar máscaras en todo momento”, dijo Cuomo en una conferencia de prensa.

“Hay requisitos de salud que se encuentran en las pautas para los requisitos de ventilación”, dijo el gobernador.

El gobernador informó que los gobiernos locales tienen un papel importante en la reapertura de los gimnasios, y los departamentos de salud locales deben inspeccionar los establecimientos antes o dentro de las dos semanas posteriores a la reapertura.

Los municipios deben abrir los gimnasios antes del 2 de septiembre, dijo Cuomo, y agregó que estas instituciones pueden determinar si los gimnasios pueden tener clases dentro de ellos.

-Aviso-

“Los funcionarios electos locales tomarán las decisiones”, dijo el gobernador de Nueva York.

Los gimnasios y los centros de acondicionamiento físico han sido una industria muy afectada que es una de las últimas en obtener luz verde para reabrir bajo las restricciones estatales COVID-19.

Los gimnasios han esperado casi cinco meses para reabrir a los clientes, originalmente con la esperanza de ser incluidos en al menos la Fase 4 del plan de reapertura de Nueva York, y la semana pasada más de 1,500 empresas presentaron una demanda colectiva contra el gobernador, exigiendo que el estado levante su cierre.

La administración del gobernador Cuomo ha insistido en que la demora se debe al temor de propagar el coronavirus mientras una persona se esfuerza, y ​​la inevitabilidad de la propagación de partículas.

Pero los propietarios de pequeñas empresas han argumentado que no pueden permitirse el lujo de estar cerrados por mucho más tiempo, y que pueden realizar clases de ejercicios de manera segura y manejar espacios para garantizar el distanciamiento social y los protocolos de limpieza adecuados.

Mientras tanto, Nueva York marcó el lunes su décimo día consecutivo con una tasa positiva de COVID-19 por debajo del 1 por ciento.

Los museos y otras instituciones culturales de interior en la ciudad de Nueva York pueden volver a abrir a los clientes al 25 por ciento de su capacidad a partir del 24 de agosto.

Sin embargo, el destino de las comidas en interiores en los cinco distritos permanece en el limbo y, por ahora, los dueños de restaurantes y bares continúan sirviendo a los clientes en espacios al aire libre.