Hochul firma la Ley FIRE HATE

196

La legislación otorgará garantías legales para las personas que viajan a Nueva York para recibir atención médica reproductiva o de afirmación de género

Una persona camina frente a un retén policial en Nueva York. Imagen de archivo. EFE

Nueva York

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, firmó el lunes la Ley FIRE HATE S9039 A10094, patrocinada por la senadora Alessandra Biaggi y el asambleísta Chris Burdick, para instituir garantías legales para las personas que viajan a Nueva York para recibir atención médica reproductiva o de afirmación de género.

Esta legislación crea una causa de acción por interferencia ilegal con los derechos protegidos bajo la Ley de Derechos Civiles de Nueva York. Este reclamo cubriría instancias en las que una persona ejerció o intentó ejercer sus derechos bajo la ley del estado de Nueva York para obtener atención médica, incluida la interrupción de un embarazo o recibir atención de afirmación de género, si dicha acción resultó en un litigio o cargos penales en otro estado en su contra.

“Hoy, Nueva York está un paso más cerca de convertirse en un verdadero estado santuario para quienes buscan atención médica sin importar las circunstancias. Mientras que otros estados buscan criminalizar el aborto y la atención de afirmación de género, Nueva York continúa reafirmando su compromiso con la justicia reproductiva y sirve como modelo para el resto de nuestra nación. La Ley FIRE HATE brindará reparación a las personas que vengan a Nueva York para recibir servicios de aborto o de afirmación de género, asegurando que todos, independientemente de sus antecedentes, siempre tengan derecho a recibir atención”, dijo la senadora estatal Alessandra Biaggi, que representar El Bronx y Westchester.

Por su parte el asambleísta Chris Burdick, que representa Westchester, dijo que “Nueva York debe unirse a quienes vienen aquí de estados que son hostiles a los derechos básicos de atención médica. La Ley FIRE HATE los protegerá de aquellos que intentan intimidarlos y acosarlos con litigios en sus estados de origen. Simple y llanamente, es una infracción de los derechos establecidos en la ley de Nueva York interferir con cualquier persona que intente venir aquí para recibir atención médica reproductiva o de afirmación de género. La Ley FIRE HATE, que establece una causa de acción por interferir con estos derechos protegidos, es fundamental para las personas que simplemente quieren controlar sus propios cuerpos”.