Juez de EEUU que declaró el DACA ilegal permite que se mantenga por ahora

133
Activistas a nivel nacional siguen en campaña para defender DACA. EFE

EFE

Washington

Un juez federal de Texas (EE.UU.) decidió este viernes mantener por el momento el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés), pero prohibió expedir nuevas solicitudes, después de haber declarado ilegal este amparo que protege a más de millón de “soñadores” .

En su resolución el magistrado Andrew Hanen, del distrito sur de Texas, indica que el Gobierno de EE.UU. puede continuar aceptando las solicitudes de renovación de aquellos migrantes que obtuvieron este beneficio antes de que el juez lo declarara ilegal en julio de 2021.

Y precisó que nada en su decisión debería llevar ser interpretado como una orden para el Departamento de Seguridad Nacional u otras agencias gubernamentales de cancelar o terminar el DACA para aquellas personas que ya tengan ese estatus.

La semana pasada, una corte de apelaciones optó por devolver el caso a Hanen para que lo revisara, pese a coincidir con el juez en considerar como ilegal la nueva versión de DACA propuesta por el Gobierno del presidente Joe Biden y que entrará en vigor a finales de este mes de octubre.

La orden del juez de Texas de este viernes viene después de una reunión que sostuvo el jueves con las partes implicadas en el caso.

Es improbable que la resolución de hoy sea la decisión judicial definitiva sobre el futuro de DACA, que ha permitido a más de medio millón de migrantes que llegaron a EE.UU. cuando eran menores de edad vivir y trabajar en el país sin el temor de ser deportados.

Grupos activistas han pedido al Congreso tomar acciones para dar una solución permanente a los “soñadores”, como se les conoce a los beneficiarios de DACA, asegurando que es cuestión de tiempo antes de que los tribunales decidan definitivamente acabar con el programa.

DACA fue puesto en marcha por el Gobierno de Barack Obama (2009- 2017) como una medida temporal, pero su sucesor en la Casa Blanca, el republicano Donald Trump (2017-2021), decidió en el primer año de su mandato ponerle fin, lo que desencadenó un efecto dominó de demandas y contra demandas en cortes que llevaron a la situación actual.