“No Soy Óscar”

40

Un cortometraje basado en la tragedia de un padre y su pequeña hija en el intento de cruzar a Estados Unidos

El cineasta Jon Ayon.

Carla Paz/New York Hispano

Colaboradora

En 2019, Óscar Alberto Martínez Ramírez y su pequeña hija, Angie Valeria, intentaban cruzar la frontera entre México y Texas cuando trágicamente se ahogaron en el Río Bravo. En el cortometraje “No Soy Óscar, el director de origen Salvadoreño Jon Ayon reflexiona sobre la vida de Óscar y Angie, la inmigración, las comunidades indígenas afectadas por la frontera y la paternidad al visitar el sitio en el que fueron encontrados los cuerpos de Óscar y Angie.

¿Cómo inicia tu pasión por el cine?

A mi padre le encantaban las películas. Me enseñó a ser cinéfilo. Mientras crecía, escuché las historias más asombrosas sobre mi familia. Historias tan legendarias que se las cuento a mi hija a la hora de dormir. No importa cuántas películas vi, nunca vi ninguna de las historias cautivadoras que escuché mientras crecía. Quería hacer películas para poder contar esas historias. Eso comenzó mi fascinación por las cámaras y los micrófonos y por grabar todo lo que podía, lo que me puso en un viaje de por vida como cineasta.

En tu cortometraje hablas de la trágica muerte de Óscar Alberto Martínez Ramírez y su hija Angie Valeria. ¿Cómo te afectó este caso? ¿Por qué elegiste esta historia como tema principal de tu cortometraje?

Yo era un nuevo padre cuando las fotos llegaron a mis redes sociales. Me llevó a través de todas las etapas del duelo, pero principalmente de la culpa. Me enojé conmigo mismo por tener tantos privilegios y, sin embargo, no hacer nada para ayudar a las personas que no eran tan diferentes de mis padres o de mí. Finalmente, me deprimí. En busca de aceptación, pensé que la única manera de hacer las paces con todas las etapas era viajar al lugar donde se tomó la fotografía (entrevistando a inmigrantes o indígenas en el camino) y comulgar con los fantasmas de ese río y la frontera misma.

¿Muestra lo común que las personas que viven en ambos lados de la frontera tienen entre sí. ¿Por qué era necesario mostrar unidad entre la gente de ambos lados de la frontera?

Quería que la resiliencia y la resistencia resonaran en toda la película. La película es algo triste. Se muestra mucho dolor e ira en todo momento, pero quiero que sea esperanzador. Al final, las familias indígenas han luchado por permanecer unidas a pesar de los esfuerzos de los gobiernos de Estados Unidos y México por dividirlas. Mantienen viva su lengua y cultura sin importar cuántas barreras creen estos gobiernos coloniales para impedirlo. Hay una valiosa lección de perseverancia que llevo conmigo para mantener la esperanza ante tanta tragedia.

En la película, narraste una frase que me impactó: “Durante ocho generaciones nos ha engañado el misticismo de: ‘Nosotros los libres, y todos los demás’” —¿Qué significa eso para ti?

Crecí con películas clásicas mexicanas de La Época de Oro. Películas como Nosotros los Pobres y su secuela Ustedes los Ricos. Eran películas sobre la clase en el México anterior a los 50. La frase siempre se me quedó grabada. Al escribir la narración de No Soy Óscar, escribí esa alusión para resaltar la nueva división de clases que creamos para justificar la deshumanización de las familias inmigrantes. Mutamos ricos versus pobres en libres versus no libres. Cuando usamos palabras como libres para describirnos a nosotros mismos, justifica nuestros temores de invasión. Estamos amenazados por cualquiera que invada nuestra libertad porque hemos hecho de la libertad sinónimo de nosotros mismos. Estos temores hacen que sea un poco más fácil soportar familias en jaulas y los cuerpos lavados de un padre y su hijo pequeño. Hace que sea un poco más fácil guardarlo en nuestras mentes y, al mismo tiempo, suponer que estamos en la cima de una pirámide global porque tenemos algo que todos quieren, libertad. Pero la libertad es mucho más compleja que eso. Y hay diversos grados y niveles de libertad en cualquier país, cultura, comunidad o sociedad determinada. Así que esta tierra de las tonterías gratis es un truco de magia. Nuestro gobierno arranca a los niños de sus padres y los enjaula como animales, persigue y acorrala a los seres humanos como perros callejeros, obliga a las personas a vivir con miedo en las sombras de la sociedad y canaliza intencionalmente a las familias que huyen de la pobreza, las pandillas, la violación y el asesinato a través de duras, terrenos mortales. ¿Cómo puede un país capaz de todo eso pensar tan bien de sí mismo como la tierra de los libres? Es decir, “la mística de nosotros los libres y todos los demás”.

Una escena poderosa en el cortometraje fue cuando visitaste el río en el que se encontraron Oscar y Angie. —¿Cómo te sentiste en ese momento?

Sinceramente, lloré durante mucho tiempo. Ya se siente largo en la película, pero continuó por mucho más tiempo. En este punto, había visto niños viviendo en la inmundicia en el campamento de Matamoros. Fue en medio de la tormenta de invierno en Texas. La gente seguía cruzando el río bajo cero. En el camino, ya se habían reportado ahogamientos. Un niño de 5 años se ahogó el día antes de que yo llegara a ese sitio. Encontré donde habían sido fotografiados Óscar y Angie y me invadió la tristeza y el dolor. Luché con cortar el llanto. Un profesor de cine que es mexicano me dijo que me deshiciera de él. Muchas personas me han dicho cuánto aprecian ese momento de la película. Entonces, podría haber una lección que a menudo comparto con mis alumnos: sigue tu instinto. Los sentimientos son tan importantes como los hechos. Pueden y deben coexistir.

¿Por qué es importante para ti mostrar las comunidades indígenas que viven en la frontera?

Muchos latinos creen en El Mestizaje. La cosmología del crisol donde sentimos que todos somos una cultura marrón. Es peligroso pensar de esta manera. El muro fronterizo, construido para evitar los cruces ilegales, se erigió ilegalmente en terrenos confiscados ilegalmente. Al crear miopemente líneas fronterizas y muros fronterizos en áreas donde las personas se sienten vulnerables, los gobiernos y sus pueblos ignoran descaradamente el hecho de que están separando a las familias indígenas cuyos linajes y derechos a la tierra preceden a nuestro gobierno y nuestras fronteras. Quería que estos principios más amplios estuvieran presentes en la película de principio a fin, ya que es una exploración personal/interna del duelo y la crianza de los hijos.

¿Qué consejo les daría a los latinos que quieren convertirse en cineastas?

Habrá una sala llena de gente —incluidos latinos en posiciones de poder— que te dirán que no funcionará, que no venderá o que ya está hecho. Esa es la más indignante. Una vez, un jefe de desarrollo latino de una gran compañía cinematográfica me dijo a la cara: “Ya nadie quiere ver historias de inmigración”.

Fue exasperante porque pasé los siguientes dos años trabajando en esta historia de inmigración mientras se rehacían películas de los años ochenta y los mismos 4 cómics de superhéroes. Películas que no necesitan remakes, se siguen rehaciendo todo el tiempo. Sin embargo, los ejecutivos de Hollywood creen que han escuchado suficientes historias de inmigración porque vieron un puñado de ellas en su vida. Le digo a cualquier cineasta latino que si tiene una historia que aún no ha escuchado o visto, la cuente. No te preocupes por qué género o tema es. Cuenta esa historia. Encuentre amigos que se suban a un auto con usted durante un mes y encuentre el dinero para pagarles. Paga a los amigos. Hacer las películas. Y luego ganar premios o no ganarlos. De cualquier manera, su historia está ahí fuera.

¿Estás trabajando en alguna película actualmente? Si es así, ¿puede darnos una pista sobre lo que vendrá?

Sí, estoy trabajando en dos proyectos de largometraje: un documental musical y un drama sobrenatural. El Musical Documental, titulado Aquí x Allá, es un Álbum Concepto Visual que muestra el resto de mi viaje por la frontera (que compendié para No Soy Óscar). Investiga mi relación con la tierra, la inmigración, la identidad y mi familia. Exploro estos diversos aspectos de la vida de la primera generación combinando música original y paisajes sonoros con las imágenes que tomé de la frontera (algo con lo que experimenté en No Soy Óscar) y material de archivo. El drama sobrenatural es un guion que estoy escribiendo sobre un punk rockero salvadoreño-estadounidense perseguido por un ser sobrenatural. Se llama: En sueños, soy un valle.

¿Dónde pueden seguirte en las redes sociales?

Puedes seguirme @ajonayonfilm en IG y Twitter y facebook.com/ajonayonfilm. Además, pueden seguir el largometraje en IG @aqui_x_alla.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here