Residentes de Queens se quejan del vandalismo con grafiti

569

En Atlantic Avenue en Woodhaven, las pandillas dañan cuantas puertas y paredes que ellos puedan con sus firmas

Benny González/Colaboradora NYH

Uná de las áreas de Atlantic Avenue, en Woodhaven, Queens, donde el grafiti está estampado en todas partes pese a la queja de los vecinos.
Uná de las áreas de Atlantic Avenue, en Woodhaven, Queens, donde el grafiti está estampado en todas partes pese a la queja de los vecinos.

En la ciudad de Nueva York es normal ver grafitis en algunos lugares, pero hay dos tipos de grafitis que son los del vandalismo quienes son dañinos y los artistas del grafiti a los cuales le pagan para que plasmen su arte en cualquier espacio indicado.

 La palabra “grafiti” se origina en la palabra griega graphein que significa escribir, en realidad el grafiti es un arte, pero hay pandillas de grafiteros que lo usan para dañar espacios públicos y privados, como puertas corredizas, puertas normales edificios, paredes etc.

Los pandilleros salen en las madrugada cuando todos están dormidos y hacen de las suyas, teniendo los propietarios de los espacios que ellos dañan que pintar de nuevo para taparlo y luego vuelven nuevamente a dañar la fachada de sus propiedades.  

Hablamos con el oficial de la policía Josef Arnut, de la Jefatura de policía 102, de Jamaica Queens, nos dijo que si alguien vé personas haciendo grafiti, ya que es considerado como un acto vandálico, debería ponerse en contacto con el oficial de Asuntos Comunitarios del precinto de policía que esté más cercano, o llamar al 911.

-Aviso-

En Woodhaven, ubicado en el noroeste de Queens, con una población de 41.002 de los cuales el 46.8 % son hispanos, específicamente en Atlantic Avenue las pandillas de grafitis  dañan cuantas puertas y paredes que ellos puedan con sus firmas.

Hablamos con algunos afectados por  las pandillas de grafiteros y nos cuentan que ya están hartos de pintar tantas veces sus paredes y puertas que dejan los dibujantes dañinos.

Amadeus Sánchez, un señor de 69 años pensionado de origen dominicano  quien vive con su esposa Belkis y tres hijos, residente en Atlantic Avenue con las calle 89, en Woodhaven nos dice que es un esclavo de esos pandilleros ya que el año pasado tuvo que pintar cinco veces la puerta de la cochera de su casa debido a las firmas que pintan los grafiteros de pandillas.

También hablamos con Sofía Castro, una puertorriqueña de 62 años quien vive con su esposo Marcos, también pensionada, residente en el número 88 de Atlantic Avenue, uno de los lugares afectados, nos contó que la zona es muy buena para vivir y tranquila, pero se quiere mudar porque los grafiteros de las pandillas le pintan siempre la pared de la entrada a la cochera.

Tanto Amadeus, como Sofía y demás con quien hemos hablado nos cuentan que nunca han podido sorprender infraganti a los que hacen ese mal arte porque ellos lo hacen en la madrugada cuando todos están durmiendo, además de ello ninguno cuanta con cámara en el lugar donde ellos plasman sus firmas.

 La historia moderna de grafiti viene de los años 60, comenzó en Nueva York influenciado por la música hip-hop. Los primeros artistas de grafiti se ocupaban de firmar, residían y pintaban en Nueva York, mas tarde se ha expandido a casi todo el mundo.