Piden asegurar la reforma migratoria

708

Activistas consideran que ese sería un “gran paso” hacia el cumplimiento de las promesas del presidente Joe Biden y los demócratas

Piden asegurar la reforma migratoria 2021
El presidente Joe Biden se dirige al Congreso para negociar su plan nacional. EFE

La inclusión de una inversión de 100.000 millones de dólares en inmigración en el nuevo paquete de gasto social de la Casa Blanca debe ser el primer paso para lograr una reforma migratoria, advirtieron este jueves a los demócratas diversos grupos que defienden los derechos de los inmigrantes.

Frank Sharry, director ejecutivo del grupo America’s Voice, dijo que, en un momento en que hay dudas de que puedan salir adelante los intentos demócratas de aprobar una reforma migratoria que dé un estatus migratorio legal a millones de inmigrantes, ese sería un “gran paso” hacia el cumplimiento de las promesas del presidente Joe Biden.

El presidente, que visitó este jueves el Congreso para presentar un nuevo paquete de gasto social de unos 1,75 billones de dólares con el que espera unir a las alas moderada y progresista del Partido Demócrata, había prometido dar una vía a la ciudadanía a unos 11 millones de indocumentados y lideró un proyecto de ley en ese sentido que quedó atascado por el rechazo republicano.

Ante este bloqueo, los demócratas optaron por incluirlo en el plan de gasto social, pero hay serias dudas de que pueda salir adelante sin audaces decisiones por parte de los demócratas.

“Ahora, los demócratas deben dar el siguiente paso y cumplir por el país y los millones de familias inmigrantes que cumplen con Estados Unidos”, dijo Sharry.

En el mismo sentido, pero con un tono mucho más combativo, se manifestó Bruna Sollod, directora de comunicaciones del grupo de “soñadores” United We Dream Action.

“Seremos implacables en nuestra búsqueda y no permitiremos que el presidente Biden y los demócratas pongan excusas o se escondan detrás de asesores no elegidos. Pueden, y deben, hacer todo lo que esté a su alcance para garantizar que millones de personas indocumentadas experimenten el alivio que necesitamos y merecemos este año”, dijo.

Con lo de “asesores no elegidos” Sollod hace referencia a la funcionaria conocida como “parlamentaria” del Senado, Elizabeth MacDonough, que actúa como árbitro no partidista en lo que respecta a las reglas de ese órgano legislativo.

MacDonough ya ha tumbado dos intentos de los demócratas para sacar adelante su reforma migratoria dentro de un plan de gasto, y muchos activistas han pedido a Biden y su partido que, en caso de que MacDonough rechace de nuevo la inclusión de la partida migratoria del plan social, simplemente ignoren su opinión y lo lleven a votación en el Senado.

La otra opción es la posibilidad de acabar con la táctica conocida como filibusterismo, una maniobra que permite al partido minoritario en el Senado, en este caso el Republicano, bloquear la votación de proyectos al requerir que primero se reúnan 60 votos, objetivo actualmente imposible en materia migratoria pues los demócratas están lejos de conseguir los 10 votos conservadores que necesitan.

Pero estas posibilidades no son bien vistas por la gran mayoría de los congresistas demócratas, que han optado por ir reduciendo el alcance de su reforma migratoria con la idea de que de esa forma la “parlamentaria” permita su inclusión en la ley presupuestaria.

Todd Schulte, presidente de FWD.us, grupo de presión en favor de una inmigración más abierta creado por grandes empresas tecnológicas, se mostró satisfecho de que la Casa Blanca y los demócratas en el Senado incluyan el “alivio migratorio” ahora que cada vez son más intensas las voces que piden dejarlo de lado para poder aprobar su plan.

El plan presentado hoy por Biden mantiene las inversiones en el clima y la educación infantil que estaban previstas en el proyecto inicial de 3,5 billones de dólares, pero deja fuera la garantía de una baja familiar y de maternidad pagada a nivel nacional.

“El público, el presidente y todos los demócratas en el Congreso apoyan la modernización de nuestro sistema de inmigración. Este es un buen primer paso que reconoce el papel esencial de los inmigrantes en nuestra economía, sociedad y comunidad”, dijo Sharry.