Juicio contra presunta cómplice de MS-13 en 4 asesinatos entra en etapa final

104

Durante el alegato final, el abogado defensor dijo que su cliente no era miembro ni asociada de la MS-13, sino que solo salía con uno de ellos

vista de la fachada del tribunal federal, en Brooklyn, Nueva York (EE. UU). EFE
Vista de la fachada del tribunal federal, en Brooklyn, Nueva York (EE. UU). EFE

Nueva York

La joven latina Leniz Escobar escuchó hoy en Nueva York los argumentos finales de la fiscalía federal en el juicio en su contra por su presunta complicidad en la muerte a machetazos de cuatro amigos suyos a manos de la pandilla MS-13 en el 2017 en la localidad de Long Island.

Escobar, ahora de 22 años y conocida como “pequeña diablita”, es juzgada por haber engañado a las víctimas para que acudierarn a fumar marihuana en una zona boscosa, donde fueron emboscados y asesinados Michael López, Justin Llivicura, Jorge Tigre y Jefferson Villalobos. Un quinto joven,Elmer Alexander Arteaga Ruiz logró escapar y fue testigo en el juicio, que comenzó el pasado 21 de marzo.

La fiscal Justina Geraci recordó hoy a los miembros del jurado el testimonio del pandillero David Gaitán Rivera, quien aseguró durante el juicio que la “pequeña diablita”, que entonces tenía 17 años, se encontraba junto a uno de los jóvenes cuando este último fue atacado con los machetes, de resultas de lo cual su ropa quedó impregnada de sangre.

También recordó cómo la acusada “se lamió la sangre de sus labios”, indicó la fiscal al jurado, señala el diario New York Post.

De acuerdo con la fiscalía, los jóvenes, que tenían entre 16 y 20 años, fueron asesinados porque le habían “faltado el respeto” a la MS-13 al posar con emblemas de la pandilla en las redes sociales. En la masacre participaron más de una docena de pandilleros, algunos de unos 15 años, según ha trascendido durante este caso.

Los cuerpos destrozados fueron descubiertos el 12 de abril del 2017 en Central Islip en Long Island, donde opera la MS-13, banda a la que las autoridades responsabilizan de varios asesinatos, muchos de estudiantes de secundaria. La violencia de esta pandilla, conocida también como “Mara Salvatrucha” llamó la atención del entonces presidente Donald Trump y el fiscal general Jeff Sessions, que visitaron Long Island y le declararon la guerra al grupo.

De acuerdo con el diario neoyorquino, Keyli Gómez, identificada como amiga de Escobar y que le acompañó el día de la masacre, declaró durante el l juicio que ambas “se habían agachado junto a las víctimas y miraban cómo las mataban”.

El diario publica hoy que mientras la fiscal Geraci presentaba sus argumentos finales, Escobar sonreía y bromeaba con su abogado.

Durante su alegato final, el abogado defensor Jesse Siegel dijo que su cliente no era miembro ni asociado de la MS-13, sino que solo salía con uno de ellos.

Otros cuatro miembros de la MS-13, también acusados ​​de perpetrar el ataque mortal, están a la espera de juicio, mientras que otros dos ya han sido condenados a 50 y 55 años de prisión.