“Los ecuatorianos somos gente positiva”

124

Oswaldo Guzmán, presidente del Comité Cívico Ecuatoriano, explica su trayectoria y los servicios de la institución

Oswaldo Guzmán, presidente del Comité Cívico Ecuatoriano, Yessenia Calle, miembro del Comité, Francisco Moya, concejal de Queens.

Arturo Castillo/New York Hispano

Colaborador

Oswaldo Guzmán, presidente del Comité Cívico Ecuatoriano, aún recuerda con emoción el colorido, festivo y multitudinario desfile de la comunidad ecuatoriana del pasado domingo 7 de agosto, que llenó las calles de Jackson Heights, en Queens. “Son ya 39 desfiles que la cada vez más influyente comunidad ecuatoriana ha organizado; con rotundo éxito”, remarca el entusiasta dirigente.

Guzmán migró a Estados Unidos en 1967, dejando a sus espaldas su vocación de profesor y el anhelo de convertirse en psicólogo. “Mi ideal era ayudar a los niños”, comenta el ecuatoriano, oriundo de Ambato, la tierra de las flores y de las frutas, que ha estado al frente del Comité por 15 años.

La historia de Guzmán, como la de incontables migrantes ecuatorianos, es la prueba fehaciente de que el destino se cumple de manera inexorable.

¿Qué le motivó a migrar, don Oswaldo?

Yo estaba entregado a mi vocación de profesor, y también estaba estudiando psicología. Pero unos buenos amigos me sugirieron viajar a este país; creían que yo tenía posibilidades de triunfar. Yo soy un creyente, así que, confiando en Dios, solicité la visa, y me la concedieron, en 1969.

Mi educación me ayudó a conseguir un trabajo que me puso en la ruta correcta. Mi vida laboral fue satisfactoria, hasta el 2001, cuando la empresa para la que trabajé por 26 años, tras la caída de las Torres Gemelas, me propuso acogerme a la jubilación.

Cindy Sánchez, cónsul de Queens.

¿Cómo se vinculó a la comunidad ecuatoriana?

Había un grupo de ecuatorianos que se reunía los fines de semana para jugar fútbol. De ahí nació la iniciativa de formar un club, que se llamó ‘Tungurahua’. Decidimos vincularnos a la Liga Panamericana, que era la más fuerte y organizada. Con el correr del tiempo, me nombraron secretario de la Liga.

Esos fueron, entonces, sus primeros ejercicios de liderazgo…

Así es. El siguiente paso fue la fundación de la ‘Sociedad de Tunguragüenses’, orientada a acciones de beneficencia en nuestra provincia. Nuestras acciones se basaba en el servicio desinteresado, sin réditos personales. Todo eso desembocó en la fundación del Comité Cívico Ecuatoriano, en 1980.

¿Cuándo nació la idea de hacer el desfile anual de la ecuatorianidad?

Fue en 1982. Lo hicimos a lo largo de la Roosevelt Avenue, en un día lluvioso. De entonces a esta parte, hemos logrado que el desfile convoque no solo a los ecuatorianos, sino a toda la comunidad. Más de 50 mil personas asistieron al evento este año. Contamos con la presencia del alcalde de Nueva York, Eric Adams, quien fue nombrado Padrino del desfile.

Además, nos acompañaron otras autoridades y líderes comunitarios, como Manuel Castro, comisionado de la Oficina de Asuntos del Inmigrante de la Alcaldía, la congresista Grace Meng, Rafael Toro, relacionista público de Goya Foods; el concejal Francisco Moya, Donovan Richards Jr., presidente del condado de Queens, el Embajador José Sandoval, cónsul general de Ecuador en Nueva York, Gran Mariscal del desfile; Diego Benítez, fundador y principal ejecutivo de la Fundación Vista Para Todos.

El propósito del desfile es exaltar el folclor ecuatoriano, sus expresiones artísticas, su música y, fundamentalmente, mantener vigentes las fiestas patrias; que los ecuatorianos mantengan vivo el fervor cívico.

Oswaldo Guzmán

Los eventos de agosto, fundamentalmente el desfile, deben tener un alto costo…

Efectivamente, pero, felizmente, contamos con el apoyo de empresas privadas de renombre. Pero no solo eso, las autoridades de la ciudad están siempre prestas a colaborar con nosotros. Los ecuatorianos nos hemos ganado el aprecio y el respeto de la comunidad porque somos gente positiva.

A más de esos eventos masivos, ¿qué servicios prestan a los migrantes ecuatorianos?

Les ofrecemos apoyo con clases de inglés, computación, talleres de costura; les motivamos para que se hagan ciudadanos estadounidenses. Canalizamos ayudas de diferente índole para las familias. Por ejemplo, en estos días vamos a repartir 230 mochilas para los niños, para el regreso a clases.

También promovemos actividades de tipo humanitario en nuestro país, mediante alianzas con organizaciones locales.

¿Cómo ha logrado mantenerse al margen de la influencia de los políticos ecuatorianos que buscan el voto de los compatriotas que viven en Nueva York?

Soy respetuoso y estoy abierto al diálogo, sin comprometer al Comité de manera política. Todos son bienvenidos, y si es para el bienestar y beneficio de los compatriotas que viven en New York, les tendemos una mano amistosa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here