Derrotan a propietario de edificio que desalojaba a inquillinos pobres

116

Fiscal general y el alcalde Adams lograron una victoria para arrendatarios de Brooklyn que sufrieron desalojos en 2020

Uno de los inquilinos que fue desalojado por el propietario de Brooklyn que ahora debe entregar la propiedad a la ciudad de Nueva York para ser dedicada a apartamentos de renta asequible.
Uno de los inquilinos que fue desalojado por el propietario de Brooklyn que ahora debe entregar la propiedad a la ciudad de Nueva York para ser dedicada a apartamentos de renta asequible. Foto:equality4flatbush

Brooklyn

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, y el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, clausuraron hoy un inmueble de propiedad de casero de Brooklyn y lograron una victoria para los inquilinos, después de que un grupo de residentes fue objeto de desalojos ilegales en julio de 2020.

La fiscal general James y El alcalde Adams anunció un acuerdo contra Gennaro Brooks-Church y Loretta Gendville, los propietarios de 1214 Dean Street en Crown Heights, Brooklyn, por desalojar ilegalmente a los inquilinos en 2020 y por una operación ilegal de alquiler a corto plazo durante cuatro años en nueve edificios de Brooklyn.

El acuerdo de resolución de $2,25 millones de hoy obliga a los propietarios a renunciar a su propiedad de $2 millones, que se convertirá en viviendas asequibles para los neoyorquinos. Las acciones legales, coordinadas conjuntamente entre la Procuraduría General de la República (OAG), el Departamento Jurídico de la ciudad, la Oficina de Cumplimiento Especial (OSE) de la Alcaldía y la Oficina del alcalde para la Protección de los Inquilinos (MOPT), representan la primera ejecución de la ley de desalojo ilegal en la ciudad de Nueva York.

“Durante un período de lucha mundial sin precedentes, Brooks-Church y Gendville obligaron cruelmente a los neoyorquinos a abandonar sus hogares”, dijo la fiscal general James.

“Hemos visto durante mucho tiempo este tipo de estafas de vivienda dañinas, especialmente en el centro de Brooklyn, donde las personas hacen un negocio empujando a otros de sus hogares de manera injusta e inhumana. Que esto sirva como advertencia: cualquier propietario que maltrate e intente desalojar ilegalmente a los inquilinos enfrentará toda la fuerza de mi oficina y la ley. Continuaremos trabajando en estrecha colaboración con el alcalde Adams y otros socios gubernamentales para garantizar que individuos como estos ya no puedan aterrorizar a los neoyorquinos”.

“Es posible que estos propietarios hayan estado enviando un mensaje de amor y paz públicamente, pero en privado estaban echando a los inquilinos a la calle”, dijo el alcalde Adams.

“La vivienda segura y asequible no solo es vital para la supervivencia de la ciudad y la seguridad pública, sino que es un derecho humano básico, por lo que mi administración nunca dudará en defender a los inquilinos que sufren daños ilegales. El acuerdo de hoy envía un mensaje claro a los propietarios de barrios marginales de toda la ciudad: no se tolerará el comportamiento cruel e ilegal y, mientras yo sea alcalde, nunca se saldrán con la suya poniendo en riesgo a los inquilinos. Agradezco a la procuradora general James por su continua colaboración y su lucha todos los días para proteger a los inquilinos de la ciudad de Nueva York”, dijo el alcalde Adams.

El acuerdo derivado de las demandas de la ciudad y las investigaciones de la Procuraduría General y la ciudad requiere que los propietarios Gennaro Brooks-Church, un autoproclamado “constructor ecológico”, y Loretta Gendville, propietaria de un estudio de yoga en el área de Brooklyn y una tienda minorista, que vende ropa de maternidad y de entrenamiento, indica que se sigan los siguientes pasos:

  • Transferir 1214 Dean Street, que está valorado en más de $2 millones, a una entidad designada por la ciudad para su uso como vivienda asequible.
  • Pagar $125,000 a la Procuraduría General, para destinarlos al Fondo de Vivienda Asequible de la fiscal general James.
  • Pagar $125,000 a la ciudad de Nueva York por multas sustanciales.
  • Aceptar una orden judicial permanente contra más actividades ilegales de alquiler a corto plazo en cualquier lugar de la ciudad; y
  • Cumplir con las leyes que rigen los alquileres en el estado de Nueva York de conformidad con un acuerdo escrito con la OAG.

Simultáneamente, los propietarios han resuelto la demanda presentada por los antiguos inquilinos de 1214 Dean Street brindándoles una recuperación sustancial por los daños y el trauma que sufrieron por el desalojo ilegal.

El Departamento de Preservación y Desarrollo de Vivienda (HPD) de la Ciudad de Nueva York trabajará con una entidad designada por la ciudad para rehabilitar la propiedad para viviendas asequibles.

“La administración de Adams no tolerará el acoso de los inquilinos”, dijo la directora de Vivienda, Jessica Katz.

“Nosotros lucharemos por los inquilinos, protegeremos nuestro inventario de viviendas y crearemos las viviendas asequibles que los neoyorquinos necesitan y merecen. La vivienda segura y asequible es una prioridad principal para esta administración, y nuestro trabajo en este caso lo demuestra. Gracias a todos los defensores de los inquilinos y miembros de la comunidad que trabajaron tan duro en este caso”, dijo la directora de vivienda.

La fiscal general James inició una investigación en julio de 2020 luego de un incidente de desalojo ilegal en la propiedad de 1214 Dean Street. En coordinación con la ciudad de Nueva York, la fiscal general James descubrió que, desde enero de 2016 hasta al menos el verano de 2020, el Sr. Brooks-Church y la Sra. Gendville realizaron una operación ilegal de alquiler a corto plazo que generó $1.4 millones al colocar 83 listados diferentes en Airbnb.

El esquema engañó a casi 5,600 invitados e impidió que 14 casas en nueve edificios de Brooklyn albergaran inquilinos permanentes.