En estas fiestas reúnanse con precaución, coman saludable y manténganse sanos

63

Nueva York

Después de los dos últimos años de aislamiento, en los que la emergencia del COVID nos arrebató las fiestas, todos nos merecemos una temporada sana y feliz de agradecimiento y celebración.

Por eso, antes de que empiecen la fiestas, les damos algunos consejos para reunirse y comer con seguridad.

Antes de reunirse con otras personas, hágase la prueba de detección del COVID-19. Puede recoger pruebas rápidas de antígenos en el hogar gratuitas en los museos, zoológicos, bibliotecas de la Ciudad de Nueva York y otros lugares de la ciudad. Muchos de estos sitios también ofrecen mascarillas gratuitas. Para encontrar un lugar cerca de usted, visite Ciudad de Nueva York At-Home COVID-19 Test Kit Pickup.

Incluso si es COVID negativo, pregúntese cómo se siente antes de reunirse con otras personas.

¿Tiene un resfriado o una tos ligera, se siente un poco cansado? Estos síntomas podrían ser signos de una enfermedad contagiosa. Aunque sean leves para usted, podrían causar una enfermedad grave a los bebés o a las personas que tienen la inmunidad debilitada. Esto es especialmente cierto en el caso del VRS, que puede afectar gravemente a los bebés de 0 a 12 meses. Si no se siente bien, quédese en casa.

Y no lo olvide. ¡Nunca es demasiado tarde para vacunarse! Así que reciba su dosis de refuerzo contra el COVID y la de la gripe tan pronto como pueda. Es seguro recibirlas al mismo tiempo. Para encontrar un proveedor cercano de la vacuna COVID-19 y de la gripe, visite vaccinefinder.nyc.gov. Tenemos citas durante toda la semana de vacaciones.

Y ahora, ¡a por la comida! Para la mayoría de nosotros, ésta es la mejor parte de la temporada. Pero hay algunas cosas que tal vez no sepa para evitar que el deleite gastronómico de la temporada se convierta en un problema gastrointestinal.

Para empezar, NUNCA descongele un pavo o carne congelada en agua caliente o dejándola sobre la mesa. Descongele correctamente la carne congelada: dejándola en la nevera (24 horas por cada cuatro o cinco libras) o introduciéndola en agua fría (30 minutos por cada libra de pavo, cambiando el agua cada 30 minutos, cocinándola inmediatamente después). Mantenga la carne cruda -como el pavo- separada de otros alimentos. Los jugos de la carne cruda pueden contener bacterias que hacen enfermar a las personas. Eso significa utilizar también utensilios de cocina separados. Lávese las manos y las superficies con frecuencia y lave los utensilios, las tablas de cortar y las encimera con agua caliente y jabón después de preparar cada alimento.

¿Preparando el postre? Evite comer alimentos con huevos crudos, como la masa de galletas sin hornear o la masa de pasteles. Aunque sepa que los huevos crudos pueden estar contaminados con salmonela, los ingredientes crudos para hornear también pueden enfermar si están contaminados con gérmenes.

Las bacterias viven en la “zona de peligro” de 40°F a 140°F. Refrigere las sobras antes de que pasen dos horas después de servirlas para evitar que las bacterias crezcan.

Estos y otros consejos sobre seguridad en la comida se incluyen en las capacitaciones que el Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York ofrece durante todo el año a más de 25 000 restaurantes de la ciudad de Nueva York. 

Para encontrar otros consejos para cocinar y comer con seguridad, visite:

https://www.cdc.gov/foodsafety/keep-food-safe.html

https://www.cdc.gov/foodsafety/communication/holidays.html