¡Un año de hacer las cosas!

74

Artículo de Opinión de Alcalde Eric Adams

Nueva York

Todos los días, cuando salgo a hablar con mis compañeros neoyorquinos en los cinco condados, escucho las mismas cosas. Todos queremos una economía fuerte, calles y subterráneos seguros; viviendas más asequibles; apoyo para las familias trabajadoras y una gran educación para nuestros hijos.

Cuando asumí el cargo de alcalde hace un año, prometí que haríamos cosas en estas áreas, y me enorgullece informar que hemos hecho precisamente eso.

La economía está repuntando, con más de 150.000 empleos en el sector privado agregados entre enero y octubre. El número de pasajeros del metro es más alto de lo que ha sido en dos años. El turismo se ha recuperado al 85 % de los niveles previos a la pandemia, lo que genera empleos en todos los sectores, desde hoteles hasta restaurantes, bares y tiendas.

Después de dos años de la pandemia de COVID, la ciudad de Nueva York está de vuelta. Puedo sentir la energía donde quiera que vaya, y puedo ver la diferencia con respecto a cuando estaba en la campaña electoral.

Gran parte de esto se debe a nuestra determinación de centrarnos en la seguridad pública desde el primer día. Si bien Nueva York sigue siendo la gran ciudad más segura de Estados Unidos, sabemos que las personas necesitan estar seguras y sentirse seguras. Es por eso que, trabajamos tan duro para abordar los problemas de delincuencia, desorden y calidad de vida en todos los frentes.

La buena noticia es que el crimen ha bajado. Los delitos mayores han disminuido este noviembre desde donde estaban hace un año; y la delincuencia en el tránsito ha bajado casi un 13 %, debido en gran parte a nuestro aumento de oficiales de policía de Nueva York en el sistema de tránsito. Hemos retirado casi 7000 armas ilegales de nuestras calles, y los arrestos por armas están en su punto más alto en 27 años.

Al mismo tiempo, estamos ofreciendo vías alternativas a los neoyorquinos que viven en áreas de alto riesgo de violencia armada, por ejemplo, oportunidades laborales y capacitación con organizaciones como BlocPower.

La vivienda de nuestros vecinos nunca ha sido más importante; y he pedido un esfuerzo total para construir medio millón de nuevas unidades de vivienda durante los próximos 10 años. Ya estamos ampliando nuestros esfuerzos en este frente, construyendo más viviendas asequibles en los cinco condados e invirtiendo en mejorar las viviendas públicas que ya existen.

También estamos conectando a los neoyorquinos que lo necesitan con una vivienda estable y estamos tomando medidas audaces para ayudar a nuestros hermanos y hermanas con enfermedades mentales graves a salir de las calles y recibir el apoyo médico y los servicios que necesitan con urgencia.

Nuestros jóvenes han luchado durante los últimos dos años. Debemos asegurarnos de que tengan las herramientas para recuperarse del aislamiento de la pandemia y tener éxito en sus carreras y vidas.

Por lo tanto, ampliamos el Programa de Empleo Juvenil de Verano para atender a 90,000 jóvenes neoyorquinos durante el verano pasado. Hemos instituido evaluaciones de dislexia en nuestras escuelas para que todos nuestros estudiantes puedan aprender a leer con fluidez; y ampliamos nuestros servicios a los jóvenes en hogares de guarda para que ahora podamos apoyar a los jóvenes de 21 a 26 años que enfrentan los desafíos de la transición a una vida adulta independiente.

Y estamos apoyando a nuestras familias trabajadoras aumentando el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo por primera vez en más de 20 años, poniendo $350 millones de dólares en los bolsillos de los neoyorquinos trabajadores que necesitan un descanso.

Una ciudad segura es también una ciudad limpia y ambientalmente resiliente. Comenzamos el programa de compostaje más grande del país en Queens, que esperamos expandir por toda la ciudad. Nos estamos asegurando de que la basura no se acumule en áreas descuidadas, como los pasos subterráneos; y estamos limitando la cantidad de tiempo que la basura residencial se puede dejar en la acera en un esfuerzo por reducir nuestra población de ratas.

Nuestra ciudad continúa enfrentando desafíos, pero a medida que 2022 llega a su fin, hay mucho por lo que ser optimista. Es un honor ser alcalde de la ciudad más grande del mundo y estoy orgulloso de lo que nuestra ciudad ha logrado juntos. Tengo muchas ganas de trabajar para usted y con usted para hacer cosas para nuestra ciudad en 2023 y más allá.