Desalojados de hotel Watson ahora en Brooklyn

550

El comisionado de Inmigración de la ciudad de Nueva York logra que la mayoría de inmigrantes acepte mudarse al terminal Brooklyn Cruise HERRC

La mayoría de los inmigrantes recién llegados que esperan un asilo humanitario, en la ciudad de Nueva York, finalmente decidieron su traslado al terminal de Brooklyn.

NYH

Nueva York

La Administración del alcalde de Nueva York, Eric Adams, intenta este martes llegar a un acuerdo con un grupo de inmigrantes llegados recientemente a la ciudad que desde hace tres días duermen en la calle, en protesta por haber sido sacados del hotel que les servía de refugio para ser enviados a un albergue provisional para hombres, en una terminal para cruceros.

Los inmigrantes, hombres en su mayoría venezolanos, entre ellos colombianos y ecuatorianos, reclaman que la terminal no reúne los requisitos para vivir, ya que no cuenta con calefacción, hay pocos baños, camas muy pegadas las unas de otras, tienen que cruzar la calle para ducharse y denuncian, además, que está lejos y oscuro, por lo que temen por su seguridad en la noche.

“No exigimos un cuarto de hotel, sino un lugar digno para vivir”, dijeron varios a EFE. “Nos dijeron que estaríamos aquí dos años y sólo he estado dos meses”, afirmaron otros.

-Aviso-

Tras tres días en la acera frente al hotel Watson, en la conocida zona de Hell’s Kitchen en el bajo Manhattan, ya no hay casetas de campaña luego de una advertencia de la policía, que se mantiene en el lugar desde el lunes y colocó barricadas para asegurar que se mantenga el orden.

En la acera permanecen las maletas, ropa, sillas y cobijas, y algunos emigrantes arropados de pies a cabeza, ya que la temperatura invernal ha descendido, así como una mesa con café caliente, frutas y otros refrigerios provistos por grupos de apoyo.

Representantes de la Oficina de Asuntos del Emigrante conversaban en horas de la mañana con los inmigrantes en un intento de lograr un acuerdo para que se trasladaran al nuevo refugio.

“Este (el hotel) es un sitio transitorio, estamos tratando de ayudarles, tenemos que trasladarlos para acomodar (en este lugar) a familias con niños que siguen llegando”, les indicó el reverendo Eric Salgado, que trabaja para la Oficina de Asuntos del Inmigrante, que se trasladó al lugar, así como el jefe de personal de esa agencia, Miguel Santana.

El comisionado de inmigración MOIA, Manuel Castro, se reunió con inmigrantes del Hotel Watson y que originalmente no querían su traslado al Terminal de Crucero de Brooklyn.

“Nos sentimos engañados por lo que nos dijeron (que estarían dos años)”, comentó el portavoz del grupo, que se identificó solo como Labrador.

Al lugar se personó poco más tarde el comisionado de Asuntos del Inmigrante, el mexicano Manuel Castro -quien llegó a esta ciudad como indocumentado- y, tras escuchar las quejas, acordaron trasladarse al terminal para discutir allí las preocupaciones del grupo.

“Ahí sólo podemos estar cinco meses, ¿qué va a pasar después?”, gritó uno.

Los inmigrantes, parte de la ola de unos 42.000 que han llegado a la ciudad desde el pasado mayo, recibieron la pasada semana una notificación de que deberían dejar el hotel entre el sábado y el martes y se les asignó un día y hora. Entonces, el martes salieron los últimos y la mayoría optó por trasladarse a Brooklyn, en un autobús provisto por la ciudad y otros trataban de encontrar una solución a su situación fuera de un albergue.

MOIA Logra Avanzar
Según informó MOIA en su cuenta de Twitter, hasta el martes 31 en la noche, “la mayoría de los inmigrantes recién llegados que buscan asilo y que estaban alojados en el Hotel Watson, fueron trasladados al terminar Brooklyn Cruise HERRC. Y todos se mostraron agradecidos con los neoyorquinos por su continuo apoyo.