FMI mantiene reunión “productiva” con nuevo ministro argentino

43
Sergio Massa.

EFE

Washington

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mantuvo este miércoles una reunión que calificó de “productiva” con el nuevo ministro de Economía argentino, Sergio Massa, el mismo día en que este juró el cargo.

“Previamente en el día de hoy, un equipo del FMI mantuvo una reunión productiva con el recién nombrado ministro de Argentina, Sergio Massa, y su equipo, para discutir la implementación del programa apoyado por el FMI y la importancia de abordar los desafíos de Argentina”, indicó un portavoz del FMI en un comunicado.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, tomó este miércoles juramento a Massa como nuevo ministro de Economía del país sudamericano, donde crece la expectación por los inminentes anuncios de medidas económicas.

“Estamos empezando una etapa del Gobierno que estoy convencido de que vamos a transitar exitosamente. Para eso lo convoqué a Sergio, cuya capacidad y coraje me constan y estoy seguro de que lo va a hacer muy bien”, dijo Fernández en el acto de asunción del nuevo ministro.

Massa, de 50 años y abogado de profesión, tendrá bajo su órbita áreas de gestión antes disgregadas, como finanzas, hacienda, producción, agricultura y la relación con los organismos multilaterales de crédito.

El ya ministro sucede en el cargo a Silvina Batakis, quien apenas duró tres semanas como ministra de Economía, en medio de fuertes divisiones en la coalición gobernante entre el kirchnerismo liderado por la vicepresidenta argentina, Cristina Fernández, y el sector del peronismo alineado con Alberto Fernández.

Massa, por su parte, lidera el Frente Renovador, la tercera fuerza con mayor peso dentro del Frente de Todos.

El nuevo ministro toma las riendas de una economía que el año pasado logró recuperarse un 10,4 % después de tres años de dura recesión, pero que este año ha perdido vigor, en medio de un complejo escenario global y con una elevada inflación, del 64 % interanual en junio.

Argentina también sufre desequilibrios fiscales y monetarios que el acuerdo de refinanciación firmado en marzo pasado con el Fondo Monetario Internacional busca corregir con metas de reducción de déficit primario, recorte en la asistencia monetaria al Tesoro y acumulación de reservas monetarias que suponen un desafío mayúsculo y que muchos expertos consideran de difícil cumplimiento.