Protestan contra los caseros por acumulamiento de apartamentos

96

Concejales y defensores piden que se alquilen las decenas de miles de apartamento de renta estabilizada que se encuentran vacantes

Foto: Archivo. Foto: Maricarmen Amado

Nueva York

El 3 de noviembre, la concejal Carlina Rivera, la concejal Pierina Sánchez y la concejal Gale Brewer se unieron a la Coalición para poner fin al almacenamiento en apartamentos, eligieron colegas y defensores para manifestarse en las escaleras de la alcaldía de la ciudad, para pedir responsabilidad a los propietarios y el fin del almacenamiento de apartamentos.

En medio de una persistente crisis de vivienda, hay decenas de miles de unidades de apartamentos con alquiler estabilizado vacantes en toda la ciudad de Nueva York. En marzo de 2021, The Real Deal informó que los propietarios eliminaron más de 1800 listados de apartamentos en Manhattan, un número tres veces mayor que en febrero de 2020.

La práctica de “almacenar” estas unidades desocupadas no solo niega a nuestras comunidades viviendas asequibles que se necesitan con urgencia, sino que las unidades desocupadas descuidadas a menudo pueden crear condiciones de vida peligrosas para los inquilinos que permanecen en los edificios.

En abril, la concejal Rivera presentó el paquete legislativo “Viviendas seguras, comunidades sólidas”, que incluye cinco proyectos de ley que garantizarían que la Ciudad amplíe y fortalezca múltiples requisitos de seguridad de vivienda para proteger a los inquilinos y las familias, y apoyar el desarrollo liderado por la comunidad.

Uno de los proyectos de ley de ese paquete busca específicamente acabar con el almacenamiento de apartamentos. Introducción 0195 requeriría que los apartamentos vacantes se registren anualmente con el Departamento de Preservación y Desarrollo de Vivienda (HPD) y obligaría a HPD a inspeccionar no menos del 15 por ciento de todos los apartamentos vacantes registrados en busca de posibles violaciones de las leyes estatales y locales. La concejal Gale Brewer es una de las principales copatrocinadoras de esta legislación.

La concejal Rivera presentará una resolución el jueves en apoyo del proyecto de ley de la asambleísta Linda Rosenthal, A.5988, que impondría una tarifa a los propietarios que tengan unidades de vivienda residencial que permanezcan vacantes durante un período prolongado. La concejal Pierina Sanchez será una de las principales copatrocinadoras de esta resolución.

“Estamos en medio de una crisis de vivienda persistente y no hay suficientes viviendas asequibles para satisfacer la demanda. En mi comunidad, el Lower East Side, más del 40 % de las familias están agobiadas por el alquiler. Para empeorar las cosas, en respuesta a la legislación aprobada en Albany que limitó las bonificaciones por desocupación y aumentó las protecciones para los inquilinos vulnerables, los propietarios han estado almacenando unidades con renta estabilizada en protesta”, dijo la concejal Carlina Rivera (D-02). “La Ciudad informó que más de 88,000 unidades con alquiler estabilizado están vacantes, lo que representa aproximadamente una décima parte del total de viviendas estabilizadas. Es por eso que presenté una legislación que requeriría que los propietarios informen sobre las unidades desocupadas como parte de la declaración de registro de propiedad anual que actualmente presentan los propietarios, y que el HPD inspeccione el 15 % de esas unidades. No mantener las unidades, mantener las unidades vacantes y las unidades de almacenamiento es una estrategia clásica utilizada por los propietarios para desplazar a las personas cuando hay gentrificación en un vecindario, o poca vacancia y alquileres altos”.

“Durante demasiado tiempo, los propietarios explotaron las lagunas en las leyes de vivienda e incluso reescribieron las leyes de vivienda en Albany. Ahora, han decidido que es mejor, para ellos, simplemente mantener los apartamentos fuera del mercado cuando necesitamos cada unidad para abordar nuestra crisis de vivienda. Tomar como rehenes las viviendas, especialmente las unidades asequibles”, dijo la concejal Gale A. Brewer (D-06). “Es un ultraje, y tiene que parar”.

“Durante una crisis de vivienda, todas las posibles fuentes de viviendas deben dedicarse a estabilizar nuestras comunidades. Si bien la tasa de desocupación citada en los periódicos esta semana fue una evaluación inexacta de la verdadera desocupación —incluyó apartamentos que no eran elegibles para ocupación en el momento de la encuesta, como aquellos en construcción o donde los residentes estaban ausentes— los apartamentos de almacenamiento en esta ciudad a medida que enfrentamos una crisis, en cualquier forma, es inaceptable. Aunque se desconoce el verdadero alcance, el almacenamiento es una realidad anecdótica en nuestra ciudad, ya que algunos propietarios descuidan las unidades o, lo que es más nefasto, las retienen como rehenes para promover una narrativa de las dificultades de los propietarios al por mayor. Como Ciudad, debemos ser capaces de obtener reflejos más precisos de vacantes y causas en más tiempo real. No podemos darnos el lujo de que las viviendas vacías se queden sin hacer nada cuando hay necesidades de vivienda que satisfacer”.

Me uno a mis colegas hoy, contra el almacenamiento de cualquier tipo y en apoyo de Int. 0195 de 2022 para una mejor información pública sobre las vacantes”, dijo la concejal Pierina Sánchez, presidenta del Comité de Vivienda y Edificios.

“Retener intencionalmente decenas de miles de apartamentos vacantes del mercado inmobiliario durante una crisis de asequibilidad y falta de vivienda es equivalente a sentarse en un bote salvavidas y ver cómo alguien se ahoga”, dijo la asambleísta Linda B. Rosenthal (D/WF-Manhattan). “Con más de 60,000 neoyorquinos durmiendo en las calles, una inminente crisis de desalojos, aumentos excesivos de alquileres y una creciente crisis humanitaria a las puertas de la ciudad, los propietarios tienen el imperativo moral de alquilar sus viviendas desocupadas”.