Aprueban balotas de justicia racial

85

Votantes respondieron sí a tres preguntas, con el fin de aliviar el racismo estructural en los neoyorquinos de color

Una marcha anterior por la justicia racial en la ciudad de Nueva York.

Nueva York

Las preguntas de las 2 a la 4 en la boleta fueron enmiendas propuestas a la Carta de la Ciudad para agregar un preámbulo que reconozca el impacto de las instituciones racistas pasadas y presentes y establecer una nueva declaración de principios; crear una Oficina de Equidad Racial requerida para encabezar el desarrollo de un plan de equidad racial; y desarrollar una nueva métrica para el “costo de vida real” en la ciudad de Nueva York destinada a informar la formulación de políticas.

Los votantes aprobaron las medidas por amplios márgenes. Alrededor de 1,7 millones de votos de la ciudad de Nueva York se habían contado. Parte de este grupo de votantes no respondieron las preguntas y suman unas 300 mil personas.

Las propuestas fueron desarrolladas por una comisión creada por el entonces alcalde Bill de Blasio luego de prometer reformas importantes a raíz de las protestas contra la brutalidad policial en 2020.

El alcalde Eric Adams, apoyó las propuestas al tomar el mando de la ciudad, y asignó $5 millones para educar al público sobre los referéndums. Más de un tercio del Concejo Municipal, incluida la presidenta Adrienne Adams, también respaldó las preguntas en una serie de eventos para promover el voto.

Los resultados preliminares muestran que los votantes de la ciudad aprobaron el nuevo preámbulo de la Carta Constitucional que establece una serie de valores y derechos no vinculantes para “orientar el funcionamiento de nuestro gobierno municipal”.

El lenguaje describe un llamado para que el gobierno brinde a todos los neoyorquinos viviendas asequibles, atención médica competente, acceso gubernamental, recursos económicos y un entorno seguro y saludable.

Reconoce las atrocidades del pasado y su legado en el presente, incluida la esclavitud estadounidense, la expulsión forzosa de los pueblos indígenas, la segregación racial en curso, el encarcelamiento masivo, la explotación de inmigrantes y otras injusticias.

La nueva Oficina de Equidad Racial, el requisito del plan de equidad racial y la Comisión de Justicia Racial permanente se aprobaron en un 70-30 por ciento, según resultados iniciales. Establece una oficina bajo el alcalde responsable de desarrollar e implementar planes a corto y largo plazo para mejorar la inequidad racial.

La pregunta final, para desarrollar una medición nueva y más precisa del costo de vida, fue aprobada con el mandato más alto en 81-19%. Requiere que la ciudad desarrolle una métrica que tenga en cuenta las necesidades básicas sin considerar la asistencia pública y privada para los ingresos de una persona.

Habla la presidenta del Concejo, Adrienne Adams
“Los votantes de la ciudad de Nueva York dejaron en claro que apoyan que el gobierno de nuestra ciudad priorice la justicia racial al confrontar las desigualdades estructurales y sistémicas que han afectado a los neoyorquinos durante mucho tiempo. Los neoyorquinos negros, así como otras comunidades de color, han soportado durante mucho tiempo disparidades en el acceso a oportunidades económicas y educativas, salud y seguridad. Al afirmar un compromiso con la equidad, la justicia y la reparación de daños pasados ​​en la Constitución de la ciudad, el gobierno de la ciudad estará explícitamente obligado a abordar estas injusticias y crear “una ciudad justa y equitativa para todos” los neoyorquinosl”.