Un bardo peruano en Paterson

326

Jesús Munives, el único cantante peruano en Estados Unidos que mantiene el criollismo típico limeño

Jesús Munives, el cantante criollo de New Jersey cuyo estilo propio forjado en los Centros Musicales de Lima, sigue dejando huella.

Sala de Redacción/New York Hispano

Jesús Munives comenzó a cantar cuando era chiquillo. Era el mayor de 14 hermanos y cantaba cuando le ayudaba a su querida madre a lavar la ropa. Tenía apenas 15 años cuando cantaba con su madre y ambos disfrutaban del criollismo mientras hacían las labores del hogar.

A los 17 años conoció a Juan “Pocho” Bejarano, compositor de valses como “Compárame” y ambos formaron el conjunto Los Bohemios. Más tarde, 20 años después, integró el conjunto tropical Los Gatos Locos, con Felix Peña, aunque duró poco tiempo porque al chino Munives lo que le apasionaba era la bohemia criolla.

Al principio Munive solo cantaba. Aprendió a tocar cajón más tarde, cuando se juntaba con amigos de mayor peso artístico, como Oscar Montañez, Jaime Curay, Manuel Lozano, entre otros.

A los 35 años logra triunfar en la Feria Internacional del Pacífico, en Lima, con Los Bohemios, en donde salieron campeones. “Fuimos los campeones en música criolla y los únicos del Callao”.

Munive, llegó muy joven a los Estados Unidos. Tenía 19 años cuando llegó como marino naval, entre 1959-1961. Antes de viajar su abuelo lo llevó a trabajar a Perulana, y luego pasó a laborar en el Terminal Marítimo en donde se acerca a la Marina y se enrola.

Pero volvió al Perú y su pasión por la música se intensificó y aprendió a tocar el cajón, convirtiéndose en asiduo asistente de los Centros Musicales Breña, Yufra, La Victoria.

El músico y bardo criollo peruano, decide volver a Estados Unidos en 2001 a reunirse con sus seis hermanos y llegó a Paterson, en donde actualmente vive y desde donde le canta y encanta a los amantes el criollismo.

Su estilo al cantar es clásico y no se compara con nadie. El artista de 83 años canta como en los Centros Musicales limeños y es muy querido en los Estados Unidos. Sigue cantante y tocando el cajón como nunca y vive el criollismo no obstante su operación al corazón, la leucemia y la diabetes que lo aquejan. “Pero siento que hay un Dios”, asegura.

Durante su carrera musical ha hecho amistad con grandes artistas criollos con quienes ha compartido presentaciones. Entre ellos, tocó en 1969 con Rafael Amaranto, en Canal 4 y en Canal 7. Ha acompañado a las grandes del criollismo como Eloísa Angulo, Jesús Vásquez, Las Limeñitas, a Eva Ayllón en sus comienzos y en el Canal 4 he acompañado a la mayoría de artistas comenzando con Juan Mosto. “Y a Rafael Matallana, quien era íntimo amigo mío”.

También fue parte del grupo San Antonio, agrupación de los portuarios en La Colonial. “Por ellos conozco mucho y trabaje con ellos los 7 días de la semana tocando, desde 1978 hasta 1982.

“Y es que aprendí a cantar y lo que yo sé nadie lo sabe. La gente me estima, porque soy amable con todos y tengo muchas amistades, aquí y en el Perú”, explica y detalla que siempre ha trabajado fuerte “y me jaraneaba de pasadita. Bien divertido y gozado”.

Munives se casó a los 30 años, tiene 7 hijos todos en Lima. Los dos últimos son los menores, uno tiene 30 y el otro 28 y logró que sean profesionales. Su hija es abogada y su hijo administrador de empresas.

Asegura que los mejores momentos a través de la música fueron en la televisión. “Usted sabe lo que es Rafael Amaranto y el Canal 4. Quiero irme a Canal 4 y pedir mi currículum. Allí tocaba los domingos en la tarde. También soy feliz de haber sido muy amigo de Juan Mosto y de Félix Pasache. Pasache me dio primero a mí su vals famoso “Nuestro secreto”, y luego me dio “Volvamos a ser novios”. Recuerda cuando tocaba con la cantante Neda Huambachano, en El Palmero, luego en la Jarra de Oro, con Willy Curai.

También se siente feliz de haber tocado con el cantante criollo Rómulo Varillas y de ser amigo de compositores como Manuel Acosta Ojeda. Recuerda y menciona al cantante Carlos Castillo, un odontólogo que vive en El Callao.

No bien llegó a Estados Unidos, ya con una amplia trayectoria, al igual que su mejor amigo Fernando Quevedo, comenzó a tocar con el guitarrista con quien hasta la fecha sigue tocando en el área metropolitana de Nueva York.

Munives tiene una lista gigante de amigos y colegas y sonríe al contar que ha acompañado al grande Arturo “Zambo” Cavero, que le fue presentado por Quevedo. También era amigo de la primera guitarra del Perú, Óscar Avilés. “Él era mi hincha”.